Passivhaus: construcción activa con el medio ambiente

Las Passivhaus se han convertido en toda una revolución gracias a los múltiples beneficios económicos y de salud que aportan a sus habitantes. Se trata de un tipo de vivienda creada para mantener las condiciones atmosféricas ideales en su interior logrando un ahorro energético que oscila entre el 70% y el 90% respecto a una vivienda convencional. De acuerdo a la organización Sostenibilidad para Todos son construcciones que “deben contar con un aislamiento térmico óptimo en sus paredes exteriores, rotura del puente térmico –que evita que la cara interior y exterior de una ventana tengan contacto entre sí para eliminar la pérdida de calor-, ventilación mecánica con recuperación de calor y ventanas y puertas de altas prestaciones”.

Aunque es ahora cuando está cobrando un especial protagonismo, lo cierto es que para encontrar el origen del concepto de casa pasiva hay que remontarse a su creación en el año 1988 por Bo Adamson y Wolfgang Feist, en Alemania y no fue sino hasta 1990 que se construyó la primera vivienda en ese país; una década después se edificó el primer proyecto Passivhaus de Latinoamérica en Santiago de Chile. Actualmente los profesionales de habla hispana cuentan con el apoyo del Instituto Latinoamericano Passivhaus para desarrollar proyectos que brinden calidad de vida y consumo energético cercano a cero en la región. 

Actualmente el estándar de edificación Passivhaus se ha consolidado en Europa, América de Norte y China, principalmente por la madurez y la sencillez en el propio protocolo de certificación; considerándolo como la solución al impacto que generan las edificaciones convencionales para el medio ambiente, las cuales representan aproximadamente 40% del consumo de energía global acorde al United Nations Enviromental Program (UNEP) 3. Los avances experimentados hasta el momento en el desarrollo de las casas pasivas han estado centrados en hogares unifamiliares. Sin embargo, su utilidad es mucho mayor, ya que este tipo de construcción es aplicable en hoteles, oficinas, edificios gubernamentales, centros educativos, entre otros. 

¿Qué aspectos deben considerarse al construir una Passivhaus?

El modelo de Passive House hace prácticamente innecesaria la presencia de sistemas activos de calefacción, pues se surte, principalmente de elementos naturales. El portal Housfy reseña que los puntos fundamentales en el proceso de construcción de una casa pasiva son: 

  • Aislamiento térmico es un punto en el que se hace mucho hincapié durante la construcción. Es muy importante que se haga un buen aislamiento, tanto en las paredes como en las ventanas.
  • Ni calefacción, ni aire acondicionado se utiliza el recuperador de calor como una gran forma de aprovechar el calor y convertir las bajas temperaturas exteriores en 18-21 grados para tu acogedora casa.
  • Ni filtraciones de aire ni pérdidas de calor gracias a su gran aislamiento ya no se generarán puentes térmicos y se mantendrá una temperatura estable dentro de la vivienda.

Además de ecológica ¿Trae beneficios para la salud?

Las casas pasivas o Passivhaus constituyen todo un ejemplo de sostenibilidad, pues no son buenas únicamente en el plano económico y el medioambiental. Numerosos estudios avalan la idoneidad para la salud de los habitantes de este tipo de casas, ya que su renovación inteligente del aire, su incidencia de la luz solar y su construcción con materiales naturales y menos contaminantes que los convencionales ayudan a prevenir y reducir enfermedades e infecciones de las vías respiratorias como la fibromialgia o el asma, entre otras