ECONOMÍA CIRCULAR: LA NUEVA ERA DEL REAL ESTATE

“Las empresas líderes ya han descubierto que el compromiso con la sostenibilidad puede ayudar a atraer y retener el talento, impulsar el valor para los accionistas, así como el valor de la propiedad” 

Bob Mejor, Vicepresidente Ejecutivo de Energía y Sostenibilidad de JLL

El concepto de la Economía Circular idealiza mantener los productos y materiales en su máximo tiempo de vida útil. Posterior a esto, se procede con la reutilización, re-fabricación y el reciclaje para la manufactura de nuevos productos. Este modelo económico ataca directamente los problemas de la excesiva acumulación de basura en el planeta, así como la explotación de recursos naturales vírgenes.

La incorporación de la Economía Circular en los procesos de fabricación de los productos se realiza desde el proceso de diseño: iniciando con la selección de materias primas, su origen, la cuantificación de la vida útil del producto y la manera en que podrá reinsertarse en una nueva cadena de procesos para la obtención de otro nuevo producto.

Según un artículo de la web Disruptivo TV “se desperdicia entre el 10 y 15% del material de construcción y 54% de los materiales que se demuelen terminan en rellenos sanitarios”. A estas alarmantes cifras también se suma el estudio titulado: The Circular Economy in the Built Environment , elaborado por la firma internacional ARUP, el cual muestra que la industria de la construcción representa el mayor consumidor de materias primas a nivel mundial, “constituyendo la mitad de la producción de acero y consumiendo más de 3 mil millones de toneladas de materias primas”. 

¿Cómo aplicar la Economía Circular en el Sector Inmobiliario? 

La empresa Inmobiliare reseña en su blog que la Economía Circular no solo es tarea de las grandes constructoras, sino que también requiere “el compromiso y la participación de todos los actores involucrados en un proyecto inmobiliario”. Al respecto, El organismo británico Construction Leadership Council brinda recomendaciones de cómo los diversos participantes pueden aportar a una economía circular. Algunas de éstas son:

Diseñadores

  • Identificar el tiempo útil del espacio al seleccionar eficientemente la cantidad de material, apostando a menores desperdicios y niveles más altos de reutilización en las siguientes vidas del edificio.
  • Incorporar en la construcción el mayor uso posible de productos reutilizados y reciclados.

Fabricantes de Productos

  • Ofrecer la descripción de los ingredientes de los materiales de construcción brindará mayor certidumbre en las compras. 
  • Compartir información de valor sobre cómo el usuario puede reutilizar el producto después de su vida útil.  
  • La reducción de los empaques y la integración de contenido reciclado brinda beneficios ambientales a través de una diferente cadena de suministro.

Contratistas

La selección de proveedores comprometidos con la sustentabilidad. Aquellos que ofrezcan materiales con componentes reutilizados, alto contenido reciclado o esquemas de devolución constituirán la primera opción de contratistas comprometidos en una economía circular.

Buscar la eliminación de los desechos durante la construcción, la ocupación y el final de vida del edificio.

Cliente

  • Es necesario establecer una vida mínima de diseño para los distintos elementos de un edificio, sirviendo como guía para la correcta ejecución del proyecto.
  • Al momento de iniciar un proyecto es preferible restaurar un espacio existente en vez de una demolición y construcción de un nuevo edificio para reducir el desperdicio y el consumo de materiales.

Por último, siendo la Economía Circular un nuevo modelo integrador para la industria de la construcción, se requieren usuarios que estén abiertos a la idea y dispuestos a probar innovadores enfoques dentro de sus proyectos.