INFLUENCIA DEL BLEISURE, BLURRING Y WORKVENTURE EN BIENES RAÍCES

El Bleisure, el Blurring y el Workventure son tres conceptos en auge para los profesionales que cada vez pasan más tiempo fuera de casa por motivos de viajes de negocios, estos conceptos desdibujan las fronteras entre lo profesional y lo personal. 

El Bleisure proviene del inglés “business with leisure” y se refiere aquel turista urbano premium que combina un viaje de trabajo con uno o dos días extra de ocio en el destino al que llega. Mientras que el Blurring es un término ligado al verbo “to blur” o difuminar, haciendo referencia a la tendencia de desdibujar las fronteras entre lo personal y lo profesional usando dispositivos tecnológicos. A estos se agrega el concepto de Workventure diferenciándose en el grado de aventura y ejercicio físico. El trabajador que está viaje quiere dedicar esos días extra a vivir una pequeña aventura y disfrutar del turismo más activo en lugar de hacer compras o relajarse en una piscina. 

¿Quiénes practican el Bleisure, el Blurring o el Workventure?

Según el barómetro Brain Trust , “los hombres suelen alargar más su estancia que las mujeres”. Mientras que “aquellos grupos que más realizan la combinación ocio-negocio es el de los mayores de 55 años y el de los menores de 35”. Estos últimos son los Millennials, un perfil demográfico y sociológico amante de las experiencias nuevas. Tanto es así que muchos se declaran dispuestos a renunciar a parte de su salario a cambio de flexibilidad laboral y oportunidades para viajar. 

El mismo estudio indica que “los hombres suelen realizarlos con compañeros de trabajo y las mujeres con la familia.  Sin embargo la preferencia a realizar este tipo de viajes es solas o con la pareja”. Cuanto más lejano es el destino, mayor es la probabilidad de que el viajero profesional decida aprovechar el desplazamiento para hacer turismo. 

Una gran oportunidad para el sector inmobiliario y de turismo

Un artículo de la revista Meet In expresa que las tres tendencias representan la evolución del turismo que se refleja en las adaptaciones que han realizado algunos hoteles o condominios donde “la línea que separaba las estancias de negocios y las de ocio se ha desdibujado mucho, pues el viajero profesional espera complementar su trabajo con experiencias gastronómicas, de bienestar o deporte, algo de interacción social con los residentes en la ciudad y por supuesto con el conocimiento del destino”. 

Según el estudio The Bleisure Report 2014, elaborado por BridgeStreet Global Hospitality expresa que “el 30 % de los viajes globales realiza dos se hacen por motivos profesionales. Pues bien, 6 de cada 10 viajeros de negocios pasan fuera de sus casas 10 o más días al año, incluso 2 de cada 10 duermen fuera de casa debido a su trabajo más de dos meses al año… El potencial es enorme”. 

¿Cómo beneficia esto a los propietarios de estas propiedades? Adquirir un inmueble y destinarlo a esta modalidad es una manera certera y eficaz de recuperar la inversión o generar ingresos a largo plazo para los inversionistas. Al ser quien administra la logística de renta de ese espacio, se tiene control total sobre las cuotas que se establecen y pueden cambiarse según temporadas. Este tipo de renta genera más ingresos que de rentar mensualmente a un inquilino.